miércoles, 18 de noviembre de 2009

Un año de muchas emociones

Ha sido un año muy intenso en la vida de nuestra pequeña familia. El hombre que cambió mi vida para siempre y al que estoy sumamente agradecida por un sin fín de cosas hoy ha cumplido 32 añazos de Jordi 100%. Yo solo lo conozco desde los 21 y me enamoré profundamente de ese ser sencillo y sin pretensiones al que yo ansiaba encontrar en mi vida y os puedo decir que han sido 11 años de mucho amor y muchos cambios para ambos.
Aquí estamos hace un año esperando... a no se sabe quien, le llamábamos Enricó por aquel entonces por las ecografías que se parecía y se parece a un tío de Jordi. Este hombre del que os hablo no quería saber el sexo de nuestro bebé hasta la fecha del parto, me pareció, extravagante, incongruente y fascinante en su momento y me apunté al carro de no quererlo saber. El quería una Aurita y yo un Arnau.




Llegó el día del parto de nuestro querido hijo y nuestro primer amanecer juntos en casa.


Juntos los tres al fin, como todos deseábamos y disfrutando cada momento apurándolo como si fuera el último aliento, esos primeros días de incertidumbres, lecturas y sorpresa "inesperada" de padres primerizos.


Arnau dormía plácidamente sobre tu pecho olisqueándolo todo como un cachorrillo, temporadas en no querer ir al baño en tres horas por no despertarle y dejar los platos pudriéndose en el fregadero por no perdernos ni un segundo de la vida de nuestro hijo. Momentos en que el cuco que con tanta ilusión compré era el enemigo número uno que se interponía entre nuestro hijo y nosotros.



Los besos que calman su inquietud cuando está nervioso o le esbozan carcajadas cuando le rozas con tus bigotes... son cálidos, a veces frescos y saben a rico. Se como se siente Arnau en esos momentos a la perfección y me llena de satisfacción poder compartir sentimientos con otra persona.


Y llegó el día del padre, inventado por el "corte inglés" desafortunadamente, pero nosotros lo vivimos como si nos lo hubiésemos inventado nosotros y ahí estamos los tres disfrutando de los regalos.


Esta foto me encanta, estamos en la salita de tu abuela en Tremp. Es donde Arnau perdió su inocencia de bebé recién nacido y fue atacado por tres señoras a traición mientras se despertaba, Hayyy que mal lo pasé. Su llanto, para mí entonces desconocido e inconsolable que solo gracias a abrigos de piel y teta conseguí que volviera a nuestra realidad, a su hogar en un espacio extranjero. Al llegar a casa (solo tenía tres meses) sus ojos se llenaron de alegría y jugaba con sus cosas como recordándolas, mamando feliz al fin en casa.



Mi sueño hecho realidad al fin, mis dos hombres juntos durmiendo plácidamente mientras yo observaba su aliento, su música divina a un coro de dos voces, su mezcla de aromas entre padre e hijo, su belleza al imaginarme a Jordi de bebé al lado de la candidez de Arnau. Momentos difíciles de grabar y enfados con la cámara por no poder rescatar ese momento a mi gusto.


Aquí le enseñas a Arnau tu profesión y mira con cara de interés lo que le propones, al contrario que cuando nos conocimos que no entendía nada de lo que con mucha paciencia tu me intentabas explicar.


No tengo palabras...






El verano en Soria fue especial y juntos redescubríamos el paisaje brutal, el olor a campo al pisar la hojarrasca, el viento en la cara y esta foto que dice papaaaaaaaaa, si eres mi papaaaaaa. Tierna imagen sin duda alguna.


Sus primeros dientes asomaban en Rialp y fue una semana de estar a solas de nuevo, después del verano; siete días cortos, cortísimos, intensos, intensísimos. Y llegó el preciado día en que esta madre que habla, dejó a su hijo en la cama para ir en busca y captura del amor de su vida y sentirse soltera de nuevo. Parecíamos cirujanos mirando a cada rato si Arnau se movía un milímetro más a la izquierda o a la derecha y adolescentes riéndonos y escabulléndonos con la seguridad de que seguía durmiendo plácidamente sin una presencia humana a su lado.


A estas alturas, cuando llegas a casa, ya no hay teta que valga, ya no hay nada más en el mundo. Al oír el cencerro de la puerta sus ojos se iluminan su sonrisa se hace cada vez más grande y al ver un cachito de oreja tullo asomarse por la puerta explota la euforia y revienta algo dentro de él que le hace saltar e incorporarse. Vas a lavarte las manos y Arnau no entiende por que te vas..., me mira yo me río y sabe que será poco rato hasta que se siente abrazado, besado, alzado, cantado y profundamente querido.
Por las mañanas si desapareces de la cama se despierta, es igual que sean las 7 que las 8 que las 10, eso sí regalándote una sonrisa que te ayuda para ir al trabajo con más ánimos y te acompaña en tus quehaceres de cabeza de familia.


Felicísimos los tres el día de tu cumpleaños, el día que Arnau nos hizo el mayor regalo que unos padres pueden tener que son las primeras palabras de un hijo. Susurrando flojito después del baño nos decía papapapapapapa mamamamamama papapapapa mamamamama al unísono, ¡que emoción! y más después de comer el solo con sus dedos un cacho de carne con verduras sin machacar con el tenedor ni nada.


Que alegría poder tener tiempo a tu lado Jordi, solo deseo que Dios nos de salud para disfrutar mucho tiempo de vuestra compañía y de tu amor verdadero, al irse de casa Arnau para dejarnos como dos adolescentes desnudos y borrachos al amanecer de otra nueva vida ya sin nuestro hijo en casa.

10 comentarios:

  1. llorando me dejas con ello...q hermosura de familia, de amores y humanidad!!! cuidaros siempre igual y mucha fortuna de la buena para vuestro futuro.

    os mandan abrazosdepan,

    balbipablo

    ResponderEliminar
  2. ¡muchas felicidades! qué año más bonito, y las fotos son increibles! enhorabuena, familia! :-D

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Balbi. La verdad es que yo tmb me emociono cada vez que lo leo y mi marido... (es su intimidad) pero le ha encantao.
    La verdad es que amo profundamente a mi esposo y es parte de mí al igual que Arnau.

    ResponderEliminar
  4. Jo Áurea...
    EStoy aquí leyendote y super emocionada, que bonito todo lo que dices y realmente se ve en vuestras caras la felicidad...
    Sois una megafamília!!!!!!!!!!!!
    Un besazo enorme.
    Oye, Jordi cumple años el 18 de Noviembre??? Arán el 19 y tu cumples el 6 de Mayo, verdad??? como César... quien sabe igual vuestro próximo bebé nace para el 31 de Julio y ya estamos predestinados...!!!!!!!!!!!!
    Un abrazo
    No se si hace falta pero soy Luci

    ResponderEliminar
  5. Qué declaración de amor tan maravillosa!!!
    Felicidades a los tres, sois una familia fantástica, humanidad de la buena, de la que demuestra que no todo está perdido y que el mundo es un lugar que vale la pena!!!
    Qué afortunado es Arnau!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  6. Hayyyyyyyyyyyyyy, Luci cariño tu primer comentario en mi blog y es en un apartado de los emotivos de verdad.¡Que ilusión me ha hecho verte por aquí!. Yo nací el 5 de mayo, casiiiiiiiiii. Pero creo que si Arán nació el 18 de noviembre se me ha olvidado felicitarle, ups!!!!!!!!! FELICIDADES ARÁN!!!!!!!!!. Que ilusión, ya un añito, espero que Arán tenga mucha suerte en su vida y sepa disfrutar del momento al lado de sus padres que lo quieren mogollón.
    Besitos, preciosa.

    ResponderEliminar
  7. Ileana, que bien te expresas!!!!!, y que bonitas palabras, ¡me has emocionado!.

    ResponderEliminar
  8. Aurea, leí esto hace unos días y hoy vuelvo a leerlo emocionada, ver la crianza y la familia con tanto amor es lo más bonito que nos ha podido pasar, tengo el corazón en un puño de sentimientos hoy, queria desearos la felicidad para siempre y que vuestros deseos siempre se cumplan.

    Besos familia

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias Patt, ahora me lo he releido y me he emocionado yo también.

    ResponderEliminar