martes, 29 de diciembre de 2009

Nuestras primeras navidades en familia



Nuestra primera nochebuena a tu lado... es como revivir el pesebre, todo es mágico y posible si estás tu presente.



Los regalos del tió de navidad por la mañana del 25 al redescubrirlos, que emocionante y que bonito fue veros a tí y a tu padre juntos al amanecer.





Por fin me pude poner de gala para ir a comer a casa de los "padrins" (abuelos paternos). Y es que para portear en invierno es muy difícil arreglarse y además no me gusta robarte tiempo, aunque se agradeció por parte de tu padre verme de nuevo con un vestido y a mí también me gustó la experiencia y además este vestido no nos impide mamar, así que fue perfecto para desahogar tus penas en la comida navideña con el despliegue de familiares.




Al final para la comida de San Esteban hicimos canelones caseros (sin paté papá, brrrrr me dan pampurrias los que llevan paté) y un timbal de carpaccio de bacalao con samfaina y demás esquisiteces que se curró Jordi...
Las targetas por el envés tenían mensajes para dar que pensar a los asistentes...






Juntos los tres en un día de playa, redescubriendo el mar y otras cosas al lado del pecho caliente de mamá.
Han sido unas navidades alucinantes e irrepetibles a vuestro lado. Por fin tengo mi sitio y me siento confortable en él. ¿Mi sitio?, si cariño es estar cerca de papá reenamorándome cada amanecer y alabarte a tí mi amor a cada paso que dás a cada progreso que te aleja más y más del bebé indefenso que llegó un día a nuestras vidas un mágico día de viento del 27 de Enero...
Fíjate mi amor que ya no me importa lo que opinen los demás, ya no me quita el sueño y vivo en paz mi maternidad...
Hoy me han dicho, ¿debes de aprovechar a hacer un montón de cosas cuando duerme, a que sí?. Y yo con cara de pámfila, embobada les he dicho, pues sí, si tengo que hacer cosas urgentes las hago y si nó me quedo con él durmiendo y descansando o me quedo innubilada contemplando la belleza de mi hijo durmiendo.. Que paz y que descanso se le quedan a una cuando dice las cosas como las siente y ya me han dejado de importar lo que dirán los demás, respecto a la crianza de los niños, el colecho, la lactancia prolongada y demás.



No hay comentarios:

Publicar un comentario