jueves, 28 de enero de 2010

UN AÑO DE ARNAUADAS


Hace un año y un día que Arnau está con nosotros, bueno me corrijo, hace un año y nueve meses exactamente.
Fue un parto largo, químico y todo lo que no queríamos ni Jordi, ni yo ni mucho menos Arnau que nació con forceps después de un día y medio de romper aguas.
En mi parto asistieron 9 personas más Jordi, yo y nuestro querido protagonista.
La epidural y la episiotomía hicieron mella en mi instinto materno... Jordi cambió el meconio y se quedó a nuestro lado desde las 7 de la mañana del día 26 hasta las 10 de la mañana del día 28. Ahora todos los padres lo hacen, pero aun así no tengo palabras para agradecer a mi marido hasta la saciedad su apoyo y su sacrificio, ya que a el no le pusieron ni la epidural ni la dolentina y pasó el parto a pelo.
Por suerte tenía muy claro el apego de las primeras horas y Arnau no se separó de mi pecho en tres horas o más, ya que estaba tan drogada que a duras penas me acuerdo.
Con el segundo, que espero que venga muy tarde, me llevaré mi foulard de punto de camiseta y así Jordi podrá hacerse cargo de Arnau. Ahora sé que lo que necesita un bebé recién nacido es a su madre y lo que necesitará Arnau cuando nazca su hermano es tener a su padre cerquita al salir del cole.


Feliz a pesar del llanto de gatito, discreto de Arnau tras hacer su primera toma en serio un día como hoy a las 6 de la tarde. Gracias Javi por las fotos.


Aquí los héroes de la película. Por que yo estaba atontada y kao total dando tumbos e intentando recordar palabras referentes a los cuidados de un bebé recién nacido... que si la voz de la madre, que si el calostro, que si el calor corporal piel con piel, que si la postura para dar de mamar, que si Arnau no estaba por la labor y se dormía... Que curioso nunca me hubiese imaginado que las cosas no son tan matemáticas y que gracias a Dios es muy instintivo esto de ser madre y Lourdes (matrona) antes de salir para irnos a casa me mostró el camino y me hizo darme cuenta que los ojos de aquel ser indefenso hablaban y decían unas cosas... que ni los libros, ni los consejos de madres expertas, ni las matronas sabían. Allí solo entendíamos el lenguaje del amor de Arnau Lourdes y yo que avergonzada lloré de la emoción al ver a mi hijo mamar tranquilo mirándome fijamente .No podía dejar de gimotear, pero Arnau no se asustó y tragó las lágrimas de su madre junto con la leche tan campante.


No puedo remediar llenar el vacío que me dejó Arnau con mi mano... pronto sabré que ese hueco se llena con calor y piel de recien nacido y a pesar de mi escasa experiencia con los portabebés por aquél entonces, pronto aprendería a estar pegada a mi hijo y mi hijo a mí sin necesidad de cucos o canguros. Los canguros somos nosotros sus padres.
Me acuerdo de algunas cosas que cambiaría de esos primeros días, aunque a partir de la primera sonrisa de Arnau a los 45 días más o menos no siento que me haya equivocado en nada, ya que el con su sonrisa aprobaba mis intentos a la desesperada de gratificarlo satisfactoriamente y es lo que más me importa esa sonrisa y esa paz que se respira al estar satisfecha y orgullosa de ser mamá y hacer las cosas bien. Bien para el interesado en cuestión, ya que mucha gente no entiende esta manera de criar a los hijos, este modo de vida repleto de amor y felicidad. Esa dicha de ir por la calle sonriendo como una loca; de estar bellísima con un gersey viejo de tu abuelo, las babuchas y la bata o con unas barbas de barrabás en el caso de mi marido mmmmm; de no pretender agradar a nadie más que a tu propia familia de tres; de darte cuenta que eres un ser mágico y que la naturaleza te ha premiado tantos años de desconcierto con la grandeza de ser padres de alguien.
Al fin llegó el gran día y aquí sale Arnau con uno de sus regalos, una camiseta de Iron Maiden, también le regalamos unas llamas reflectantes para la bici, un trenecito de madera desmontable y un libro de un ratón muy curioso que mira en los pañales ajenos...


Hice una tarta simbólica de galletas maría, agua y harina de algarrobas, la verdad es que estaba bastante buena y me costaron cinco minutos para elaborarla. A Arnau no le hacía mucha gracia la textura viscosa y fresca de la "nocilla de algarrobas"...




Pero al ver a la payasa de su madre pringarse... le cambió la cara de inmediato, fue espontáneo, ya que veía que Arnau estaba demasiado extrañado con la curiosa experiencia.





Las flores se apoderaron de nuestro salón, mi madre, la jefa de Jordi y mi querido marido fueron los culpables de tan grata imagen.


Acabamos la celebración visitando el santuario donde nació nuestro divino tesoro, el Hospital de Sant Pau.




Ahora Arnau, solo te pido que nos sigas mostrando el camino como hasta ahora. Que eres el ser más sabio que conocemos y que andamos perdidos y sin rumbo si tu no nos enseñas cómo.

9 comentarios:

  1. Maravilloso nueva entrada en Tetonito,s, Al final he desayunado con vuestro cumple momento mágico, qué gusto veros tan felices, esa tarta juguete es muy chula, y las fotos...qué bonito ver gente feliz y llena de alma, como siempre este blog es una maravilla, llena de luz los rincones a donde llega. MIllones de besos. Nos vamos a la pisci!
    BalbiPablo

    ResponderEliminar
  2. Gracias balbina, siempre tan cariñosa con tus comentarios... Este blog sin tí sería un poco más triste, gracias por estar ahí.

    ResponderEliminar
  3. Per molts anys a l'Arnau i als seus pares.
    El Rai també va néixer a Sant Pau... i després d'aquest temps he entès que un part natural només pot ser-ho a casa... com els animals, necessitem un refugi acollidor.
    Et convido a passar-te un dia per GEMMA grup grup d'embaràs i maternitat, no sé si la Sandra te n'havia parlat mai... entre totes anem guarint les ferides dels nostres parts.

    ResponderEliminar
  4. Muchas felicidades, Arnau!!!
    Y a tu mami, a tu papi y a esa maravillosa familia que sois!!!
    El mundo es un lugar mejor gracias a vosotros.
    Un abrazo muy grande!!!

    ResponderEliminar
  5. Umrai, gracias por estar ahí y felicitarnos.
    Lo del parto natural, me da mucha rabia, pero en mi caso no podía ser y curiosamente yo me siento bien en un hospital, mi padre es médico y una tía mía matrona.
    Lo del gropo Gemma si que he ido a alguna reunión cuando estaban en Sagrada Familia, ahora como voy a la ludoteca y es en el mismo sitio... pue, entre la piscina y otras mamás con las que me reuno cerquita de casa... no tengo tiempo de más, ji, ji. Pero supongo que nos podemos encontrar de otra maravillosa manera, ¿no?.

    ResponderEliminar
  6. Ileana, ji, ji.
    Muchas gracias wapa, a ver si me paso por tu blog, que os tengo olvidadas a las mamás blogueras y es que estoy desde navidades muy curranta y mi cabeza no para, como decía un amigo mío "no Javi, a mi no me hace falta escuchar música, por que tengo un concierto constante dentro de mi cabeza". Pues a mí me pasa igual, a medida que Arnau crece, crece mi imaginación que va a la par con él y a veces me pisa por que va más rápido que yo, ji, ji.

    ResponderEliminar
  7. ok aurea! eso es lo que importa, que nuestros partos sean como nosotras queramos. Yo tampoco tuve un mal parto, pero duró 36 horas y claro, agotada y vulnerable el entorno me influyó en negativo.
    Me encanta tu blog! y me paso por aquí cuando me acuerdo, espero que sigais tan felices y que lo compartas con nosotros!!
    Seguro que algún día nuestros caminos se cruzarán... un abrazo, cielo

    ResponderEliminar
  8. Molts d´anys un altre pic Arnau...
    Enhorabuena Aurea por este blog
    Besos
    Marylob

    ResponderEliminar