lunes, 3 de mayo de 2010

Gracias Arnau


Me encanta olisquearte muy cerquita mientras tu estás concentrado en tus descubrimientos. Es una de las cosas más deliciosas del mundo.


Gracias Arnau por darme la oportunidad de ser tu mamá, es una experiencia mágica y embelesadora e intentaré describir las sensaciones que me embriagan día tras día al crecer como mamá a tu lado y al lado de tu padre.


Ser mamá querido Arnau no es ser una sacrificada de la teta, yo con gusto satisfago tus necesidades de consuelo cuando te tropiezas, de sed después de jugar en el parque, de facilitarte la entrada en los sueños, de mimitos y muchas otras cosas más que desconozco y que tu bien sabes cuando te avalanzas sobre mi escote pidiendo popaaaaaaaa.


Ser mamá no significa que me dés trabajo,que palabras mas feas "son muy monos, pero dan mucho trabajo". Tampoco se te puede comparar con un saco de patatas, como a veces se nos hace entender, "ya pronto lo dejarás de llevar encima, por que debe de pesar, ¿no?". Que pena me dan Arnau que no saben que tu eres un peso en movimimiento, un peso al que dan ganas de besar mientras se para uno en los semáforos, al que canto mientras camino, al que alimento de camino a casa. Tu llenas mi mundo, con tus sonrisas, con tus ganas de jugar, con tus ansias por recolocar y "ayudarme" en las tareas del hogar, no sabes cuanto te agradezco que llenes mis días de luz.


Ser tu mamá, es el principio de una aventura: es luchar contra los piratas que van encontra de nuestra felicidad que tanta envidia despierta, es besar la luna cada noche que ella misteriosamente aparece al iluminar nuestra cama, es dejar que crezcas y deleitarme con tus avances sin añorar tiempos pasados, es disfrutar de tus descubrimientos y de tus intentos fallidos sin frustarte e intentar mejorar tus azañas, es agacharme a tu nivel y ver las cosas con ojos de niño, es volver a sentir el canto de los pájaros como si fuesen cantos de hadas vestidas con trajes de flores multicolores, es tocar el barro del suelo y maravillarse en vez de correr hacia una toallita del bolso.


Ser tu mamá es lo más increible que me ha pasado en la vida, gracias Arnau por dejarme ser tu mamá, por sonreirme cuando aparezco y por dormirte en mis brazos.

8 comentarios:

  1. Pues eso...Emotivo y cierto...Eso es ser mama! Y sí, gracias a ellos por elegirnos!!!
    Un beso familia,madre!!

    ResponderEliminar
  2. Mañana volverenos a celebrar mi maternidad, ya que es mi cumpleaños. Cumplo unos gordotes 31 años.

    ResponderEliminar
  3. Ay, Aurea, hacía días que no me pasaba por aquí. Muchísimas felicidades por tu cumpleaños, y muchísimas gracias por este post tan hermoso.

    Me enseñas a ser mejor mamá y mejor persona cada día.

    Un abrazo muy fuerte!!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Que exagerada Ileana!. Yo cada día intento perfeccionarme, ya que a veces me asaltan los demonios que llevo dentro. Pero si te ayudo a escuchar a tus hijos y a ser así una mejor mamá y persona cada día me alegro muchísimo, ya que ellos son los únicos que saben lo que necesitan de nosotros los adultos. La sociedad está aconstumbrada a no hacer caso a los niños y así va el mundo...
    Yo gracias a unas lecturas determinadas y a experiencias de otras madres como tú aprendo a ver a mi hijo con ojos tolerantes y llenos de gratitud y muuuuuuuuucho amor que ya me emana solo y no me corto a demostrárselo en todo momento.

    ResponderEliminar
  5. Hola Áurea he visitado tu rincón lleno de ternura, agradecimiento e infinita entrega, algo que compartimos, mientras vamos descubriendo la magia de ser madres. Tenemos tanto que aprender de ellos, tanto de lo cual despojarnos para poder adentrarnos en ese mundo tan maravillosamente bello, que no todos son capaces de percibir y mucho menos comprender. La complicidad entre ambos es el fuerte que les proteje de esos pobres piratas. Saludos de otra madre a la que también le encanta oler a su cahorro...Aytana

    ResponderEliminar
  6. Que gratificante descubrir que no soy la única que se embriaga del milagro de la vida.

    ResponderEliminar
  7. Hola Áurea! Me ha encantado leerte porque hace poco he pasado unos días algo chungos y me estaba planteando hasta abandonar la lactancia... Pero nooooo!!!!! en fin, todo pasa, hasta las malas rachas, y como tú bien dices, no se trata de hacer ningún sacrificio, se trata de compartir. Ser madre es lo mejor que me ha pasado y tengo una visión bastante parecida a la tuya, pero a veces las malas lenguas y las malas rachas nos hacen olvidarlo y pensar "pues a ver si es verdad que estoy haciendo algo mal?" Gracias por recordarme lo que ser madre significa en realidad y a recuperar la fe en que estoy haciendo lo correcto.

    ResponderEliminar
  8. Pues Nebetawy, me has emocionado mucho. A mi no me gusta dar consejos ni que me los den y me gusta descubrir las cosas por mi misma o gracias a las personas que quiero como Arnau, mi marido o mis padres.
    El tema de la lactancia es muy personal y sobretodo decisión de nuestros hijos de dejarla o no, nadie se tiene que interponer, por que ya se sabe científicamente, por activa y por pasiva que no tiene nada malo prolongar la lactancia, sino todo lo contrario. Además es muy curioso que el ser humano sea el único animal que alargue la lactancia toda su vida hasta la muerte aunque sea alimentándose de otras especies. También es muy curioso que cuando uno entra en la tercera edad la leche sea el principal sustento de nuestros mayores.
    A mi me parece muy curioso que por muy mala que a veces nos digan que es la leche de vaca (indigesta, and co) a mi me apetezca sobremanera mientras estaba embarazada y ahora en la lactancia.
    Las cosas se hacen por que salen de dentro, aunque no sean políticamente correctas.
    Respecto a las "malas lenguas", algunas serán familiares a las que difícilmente les podemos debatir o negar y es mejor no decir nada. Pero yo creo que si entendemos que nosotras somos seres distintos a nuestras madres al igual que nuestros hijos son distintos a sus padres a su edad y si nosotras estuviésemos en la época de nuestras madres o vecinas seguramente actuaríamos diferente, por que somos personas diferentes, pues teniendo la mente tranquila al respecto la vida es más llevadera con la sociedad.
    Yo veo muy importante salir al campo con mis chicos, mientras otras madres ven que es más importante estar en casa haciendo pasteles con los niños. No se le puede decir a la madre hogareña, que salga al campo ni a la madre de campo que se quede en casa. Es un ejemplo muy absurdo, pero es así con todo.
    Con el tema del porteo, yo sigo con mi Arnau en brazos y la gente me agobia con que ya me pesará y bla, bla, bla y a veces pienso que soy una mujer joven atlética y a parte porteo a Arnau como mucho una hora al día, no las 24 horas del día. Y me quedo mirando a la viejecilla que me dice si me pesará y me da penilla, por que me imagino a Arnau encima suyo y la verdad que si que le debería de pesar a la pobre mujer... así que últimamente intento comprender mucho y escuchar sin responder, pocas veces me encuentro comentarios groseros aunque por desgracia siempre vienen de personas cercanas.
    Sencillamente creo que cada uno se relaciona con los demás libremente y libremente deciden con sus actos la relación que quieren tener con sus hijos, nietos, sobrinos, pareja, amigos, etc. Los niños no son un pozo que tragan todo y no pasa nada, son seres igual de sensibles que los adultos y se merecen un respeto por parte de nosotros los mayores.
    Siento haber ahogado tu comentario con el mío, pero hace mucho que no actualizo el blog.
    No haces lo CORRECTO, como yo tampoco, hacemos lo que nos hace sentir bien a nosotras y a nuestra familia que es más importante que hacer LO CORRECTO. Y no te creas eso de que "hagas lo que hagas te vas a equivocar", que frase mas desalentadora y fea, a parte que es mentira. Puede que en la adolescencia se revelen nuestros hijos con nosotros, pero es una fase normal del crecimiento humano y si se lleva con humor por parte de los padres, a los hijos les quitaremos un peso de encima, lo digo por experiencia con mis padres y la verdad es que mi visión adolescente de mis padres era muuuuuuuuy distinta a la de otros amigos, que parecía que cuando entraban en su casa entraban en el tunel del terror.

    ResponderEliminar