jueves, 9 de septiembre de 2010

Una nueva etapa


Una nueva etapa es lo que en resumen, hemos sacado de las ventajas del descanso del verano.

Una nueva madre, que ya no se inmuta por los comentarios aburridos de los descaros de madres mayores. No es que me haya cansado de luchar ni mucho menos, lucho conmigo misma para no contestar a comentarios groseros y sin fundamento. El motivo principal es como siempre Arnau, el no oye las voces que cuchichean al pasar nosotros tan felices con nuestros porta bebés, él no entiende el sarcasmo de las palabras, menudo vicio tiene con la teta... Son palabras emitidas por gente que no significan nada para él, son personas que por suerte ve una vez en la vida, son en resumen comentarios que con mi silencio o una sonrisa de madre aparentemente «tonta» se las lleva el viento. Si contestase a todo el mundo... pues Arnau vería a su mamá levantando la voz, a la persona que tanto quiere nerviosa y con cara fea y demás lindezas que le quiero evitar y que me evito a mi misma que también viene muy bien, ¡gracias de nuevo Arnau!. ¿No es estúpido que personas, que no significan nada en nuestras vidas, nos amarguen la fabulosa relación que tenemos con nuestros hijos y pareja?

Una nueva madre que accede a las «rabietas» de su hijo, si ¿qué pasa? Porque las «rabietas» (otra fea palabra) no son tales... Yo puedo tener una rabieta porque soy una persona adulta que entiende los entresijos del mundo y la naturaleza... y me puedo empeñar en dejar el grifo abierto del baño por ejemplo y aunque sepa que no soy ecológica y me va a picar el bolsillo después... pues eso me empeño en dejarlo abierto y si no me deja mi marido pillaré una «rabieta» por que sé perfectamente que está mal dejar el grifo abierto y aún así me empeño en dejarlo abierto y pataleo con la esperanza de que mi marido me deje dejar el grifo abierto, eso sí, al cabo de cinco minutos se me habrá pasado y a otra cosa mariposa.

Un niño, ¿entiende de ecología?, ¿entiende de economía?...
Nuestros hijos me atrevo a decir, no tienen rabietas... La mejor solución, para encauzar la rabia y el desespero de nuestros hijos por conseguir alguna cosa es concedérselo si se puede y si no se puede explicarles agachándose a su nivel y con un abrazo y palabras cariñosas el motivo y si aún así persiste, entender que es muy frustrante para ellos no conseguir hacer ciertas cosas y que no se pueden expresar con palabras y aunque lo hagan es difícil incluso para los adultos expresar nuestros sentimientos y más aún nuestra frustración. Después de entender el dolor de nuestro hijo es conveniente sacarlo en brazos de la situación violenta y mostrarle algo que si que pueda hacer y loar su habilidad.

Una nueva madre que tiene un nuevo padre por marido, el apoyo de mi pareja es principal en la estabilidad familiar, es el pilar que necesitamos Arnau y yo. Su llegada a casa después del trabajo alegra los ojos de Arnau y apacigua mi corazón. Cuando el entra por la puerta es como si completase un puzzle que lleva toda la mañana intentando encajar. Encajar la colada con la vena artística de Arnau, doblando ropa y dibujando a la vez. Encajar el hacer la comida con el voraz apetito de Arnau que no tiene paciencia y se le hace un mundo esperar cinco minutos. Encajar y llenar de experiencias satisfactorias para mi hijo el tiempo libre que es libre para los dós, en la ludoteca, la piscina, el parque, leyendo juntos un cuento, dibujando sin prisa, viendo el barrio sésamo momentos muy íntimos y enriquecedores a estas edades, a la mía (31) y a la de Arnau (año y medio). Pero lo que más le gusta a Arnau y a nosotros es retozar los tres juntos en la cama o en el suelo.

Después del rollo típico de mi, os pondré las fotos de lo que ha sido nuestro verano.


El pilón, el frontón y las escaleras del bar de Las Cuevas de Soria, fueron los que iniciaron la adecuación de medio urbano a medio rural de Arnau. Curiosamente las manos las tenía límpias al acabar de jugar, no como en Barcelona que a los tres minutos las tiene negras.


Su primer acercamiento al río y a sus valiosas piedras, fuente inagotable de recursos y de paz.


El agua de mangueras y grifos con la que poderse mojar sin miedo.


La pizorra y las piñas tan rugosas e interesantes.


Mi prima Suzette que aunque tenga 11 años es maestra, hermana, y niña a la vez.


La bicicleta con la que recorrido atardeceres magestuosos con mi mamá y mañanas llenas de cantos de pájaros y de sol radiante cerca de mi papá. Siempre reviso los pedales y las ruedas antes de emprender una aventura.



Dulce reencuentro con las alpacas de paja al atardecer.


En Navarra y Logroño, prové la esquisitez del menú de taberna y aunque papá intente imitarlo... no se puede comparar con ir de tapeo.




Mágica tierra de brujas y encanto verde, Zugarramurdi.



Caminata de cuatro kilómetros en la que me pude dormir y despertar en lo alto de una montaña verde en Otsagabia.




La Noguera Pallaresa es un río más mágico que el que pasaba por la cueva de Zugarramurdi, ya que tenía piedras de canto rodado de diferentes colores y grosores, mucho caudal y canoas con simpáticos viajeros. Lugar mágico también, por que fue donde besé a mi mamá por primera vez y de forma consciente.


Finalizo con el pueblo de mi bisabuela Altron, donde nace la inspiración de la tipografía Pona obra de mi papá y letra que hace de cabecera de este blog.

7 comentarios:

  1. Guauuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu...
    Energías renovadas para otoño, enhorabuena linda Áurea, me ha gustado mi dosis de alma, ternura y belleza de tu imprescindible blog...
    Gracias cariño por compartir y contar,...
    Zurragamurdi...Qué lindas vacaciones pase por allá, de Elizondo a San Juan de Luz, Urdax, todo aquello, la Navarra fronteriza es brutal de bella e inagotable.
    Un abrazo tremendo.
    Arnau es un sol cercano que os ilumina!!!
    Genial tus hojas de otoño, te lo dice una otoño-adicta...
    BEsitos familia!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Balbina, tu siempre al pie del cañón, ji, ji. Que ilusión ver que eres la primera en comentar el blog.
    La Renovación es que me he dado cuenta de que después de la mastitis, la entrega del concurso de ilustración, el bautizo de Arnau y el verano me siento responsable y segura de mis decisiones. Jordi me ayuda y le gusta la seguridad que he ganado en estos dos meses; dejando atrás a una mamá insegura y pendiente más de otras familias que de labrar la mía propia en un ambiente de seguridad, amor y muuuuuucha felicidad.
    Ahora no tapo mi amor, mi felicidad y mi seguridad, por que es sano que los demás se contagien y si no se contagian, dirán que soy una mamá hippie, que a estas alturas ya no me importan que me digan hippie, si esa palabra encierra a una mamá cariñosa, respetuosa, permisiva, libre, tolerante y feliz.

    ResponderEliminar
  3. Hola Aurea...genial como siempre...ojala tuviera yo tu fortaleza para ir soltando lastre y centrarme en "mi familia"...enhorabuena
    Marylob

    ResponderEliminar
  4. Gracias por estos regalos tan hermosos que nos haces, SIEMPRE!!!

    Y di que sí: ¿cómo vas a sentirte insegura tú, que irradias belleza y libertad por todas partes?

    No nos faltes.

    Un abrazo grande!!!

    ResponderEliminar
  5. Jo, Ileana... ¡que bonito!. Parece que tenga el blog solo para que me piropeéis, juas, juas.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola Áurea!
    Cuánto tiempo sin pasar por tu blog... ahora que tenía un rato me he pasado y como siempre me he enamorado de tus palabras y vuestras fotos.
    ¿sabes que tengo un nuevo chiquitín en brazos? :-D ¡Nil nació hace 2 semanas!
    ¡¡Besos!!
    skib

    ResponderEliminar
  7. ¡¡¡¡¡¡Enhora buena Skib!!!!!!!. Y feliz porteo.

    ResponderEliminar