jueves, 10 de marzo de 2011

Ikebana

Al que no conozca lo que es el Ikebana, que pinche AQUÍ.



Aquí vemos a Arnau haciendo arte floral japonés con piñas, hojas, semillas, piedras, palos, agua. La verdad es que me emocioné al ver su dedicación y su empeño por buscar nuevas ramitas en el cesto y el esmero que ponía en amontonarlo todo encima de una bandeja de madera. A veces tengo una bandejita con un par de piedras y agua, como para inspirarme paz y traer la naturaleza a nuestro balcón y atraer así la energía del mar que tan cerca está y mis pinos de Soria que tan lejos están.
Siempre que vamos de paseo, Arnau selecciona ramitas, hojas, semillas y piedras que yo voy guardando en una bolsa y al llegar a casa las pongo en el cesto de los tesoros naturales en la terraza. Así siempre que necesita un palo o una hoja, para sus "inventos", como coger un palo para abrir el cierre de seguridad del armario de la cocina, las piedras grandes las utiliza para hacerse el forzudo desplazándolas y luego re dibujarlas en un folio en blanco, a veces se cree que una rama es un tren... Y yo y mi marido nos sumergimos en su magia, en su mundo celestial que esperemos que conserve y no se destruya con el paso del tiempo, como nos pasa a la mayoría de adultos.





Por que perder la ilusión al ver una hoja caída en el suelo es morir en esta vida, por que no emocionarse viendo las gotas de lluvia como resbalan por el cristal del comedor, es una aberración, por que no tener la piel de gallina cuando suena un relámpago es perder la noción del tiempo, por que desperdiciar las sonrisas de un niño negándole que coja hojas del suelo enturbiando su mirada diciéndole que eso es kk es una blasfemia y un sinsentido. Por que no llorar al ver la belleza de una piña, al ver un charco en el suelo, al ver a una oruga devorando una hoja de morera, al oír el susurro de las hojas al mecerse por el viento bajo unos chopos es vivir un infierno en esta vida.

6 comentarios:

  1. Gracias, gracias, gracias... cuánta razón y cuánta belleza!!! Un abrazo grande!!!

    ResponderEliminar
  2. No veais la pena que me dan los japoneses. Esta entrada la hice antes de que sucediera lo de la central nuclear y es una pena que estén abandonados a su suerte por nacionalismos, orgullo y envidia. Con lo fácil que sería volver todos a la edad de piedra y tener en nuestras casas energías más sostenibles... o que los gobiernos destierren las centrales nucleares e inviertan en energías renobables y su investigación para mejorarlas.
    En tiempos de ipod, ipad, and co... creo que no es mucho pedir...
    Igualmente envío desde aquí un caluroso abrazo a las familias niponas como nosotros que tienen hijos pequeños, abuelos y demás familia viviendo esa incertidumbre día tras día.
    Japón siempre será fuente de inspiración, aunque no pueda visitar... (el verano de 2013 queríamos ir a Japón con Arnau).

    ResponderEliminar
  3. Es que eres maravillosa, de verdad...qué magia, qué almas os habitan...
    Gracias cada vez que compartes por darnos tanto amor en lo que escribes, y contarnos lo que vivís y se contagia...
    Me hace gracia, porque siempre soy de las que traigo ramas con musgo, piedras de los ríos,colecciono arena de mares, y luego hago pequeños montajes en casa...un jarrón con ramas, piñas, jejeje, algunas ahora de Valondasero, y ...resulta que quizás hago ikebana sin saberlo???...
    Y para más inri, Pablo utiliza también las ramas largas de tren, y las mira tumbado mientras ve avanzar sus ruedas imaginarias por el suelo del comedor...
    Gracias gracias gracias.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, gracias, gracias al pueblo nipón que tan mal lo están pasando estos días, sin casa, sin comida, con mucho frío e incertidumbre.
    Gracias Balbina por estar ahí.

    ResponderEliminar
  5. Amore!

    Llevo unos meses con el blog revolucionado...pasate y veras mucho cambio!

    Tu como vas???

    Hace tiempo que no nos enviamos mails...

    Que grande esta t u hombrecito y no me refiero a tu marido jajaja

    Besos kukuxumeros!

    David

    ResponderEliminar
  6. David, cuanto te echo de menos....
    Tenemos que quedar, yá!!!!!!.
    Cuando pueda me paso por tu blog.

    ResponderEliminar