jueves, 14 de abril de 2011

Gafas


A mi niño le encantan las gafas, su modelo a imitar es el Señor Noodel, para lo bueno y lo malo, ji, ji.


Aquí os muestro unas gafas que me hizo mi padre: el tuvo el detalle de reforzar la parte superior con hilo perlé, sus hermanas (4) me hicieron este disfraz de ancianita para una actuación infantil de la guardería de una de ellas (La Tía Belén) mi habilidosa e ingeniosa Tía Anita hizo el resto. Recuerdo que me daba mucha verguenza que alguien se enterase que la peluca estaba hecha con unas bragas azules feísimas de esas caladitas. La actuación era una poesía del tipo, soy una viejecita..., pero los ancianos no me dejaban continuar emocionados riéndose y diciendo que mona... Debía de tener 4 años.
Este disfraz cambió mi vida para siempre, desde entonces me intriga la vejez, me entusiasma y adoro a esos bebés grandotes tan avandonados: necesitan de mimos, de cuidados y de muuuucho amor al igual que un recién nacido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario