jueves, 4 de agosto de 2011

Campos de Castilla




Campos de Castilla, un lugar cerca del paraíso en la tierra, la tierra que me vio nacer solitaria y fructífera en la que descansamos Arnau y yo después de jugar con las pajas que esperan hacerse balas después de la cosecha; hasta que eso suceda ahí están, para albergar juegos, y descanso lactante.


Arnau empezó, haciéndose una camita como la de Heidi en el segundo capítulo en la casa del abuelito.


Irresistible imagen en la que nos vimos tentados Jordi y yo a acurrucar y tapar a Arnau con más pajas y hacernos un hueco en su acogedora camita.





Seguimos con lo de siempre, lanzamiento de pajas.


Y escupir la paja que nos daba Arnau para "comer".


La verdad es que hemos cogido como costumbre el salir al monte a las 8 de la tarde jugar con el trigo y esperar a que el sol se acueste subidos en una bicicleta.


Nosotros en vacaciones somos extremadamente felices: sin rutinas, sin horarios, sin antojos, sin nada y con todo lo que nos ha dado Dios a nuestra entera disposición.









5 comentarios:

  1. Pero qué preciosidad de fotografías entre la paja, me ha encantado. Disfrutad al máximo de ese relax y ese paso del tiempo sin reloj. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡cuánta felicidad! ¡me encanta!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por los comentarios. Gracias Armando por tus bonitas palabras.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué hermosas fotos! Recordé a Antonio Manchado con ellas.

    Cariños.

    ResponderEliminar
  5. Todas las fotos son divinas, pero la primera es lo más!!!

    ResponderEliminar