viernes, 9 de diciembre de 2011

Pajarracos


Aquí seguimos con nuestra experimentación con la naturaleza y sus tesoros.
Ahora se ha convertido en actividad casi diária, lo de pintar las piñas con las pinturas de dedos. Me gusta el acabado que dan, ya que no camufla ni la textura original de la madera y a la vez le da un ligero toque de color.


Hemos pensado que se podrían colgar del árbol, pero este año tenemos un arbusto de la terraza como árbol navideño y ya está muy cargado; igualmente a Arnau le gusta colocarlos de pie sobre diferentes superficies y jugar con ellos.


Podrían ser un regalo de navidad para otros niños o familiares, unos los enviaremos a Alemania (mis sobrinos y mi hermana) y otros se quedarán por Barcelona y demás familiares.

3 comentarios:

  1. Son preciosos, me encanta la combinación de colores vivos con los colores oscuros de las ramas y piñas...¡eres una super artista! besos.

    ResponderEliminar
  2. El artista es Arnau que es el que inspira todo lo que hago y encima me da ideas, ya que sobrela marcha salen un montón de posibilidades.

    ResponderEliminar