viernes, 27 de enero de 2012

3 años de sonrisas



Siempre te digo cuanto te quiero, sobretodo de noche después de leer un cuento bajo las sábanas. Son tres años que has crecido y hemos crecido más como compañeros que como padres e hijo. Es una amistad con letras grandes, aunque a algunos no les guste que seamos amigos.

Es una relación que supera a las típicas de padres e hijos pero que gracias a Dios más familias tienen este mismo sentimiento nuestro y luchan por que perdure a pesar de granos en la cara o resacas adolescentes.

Son tres años de triunfos, de superarnos a nosotros mismos y ver que otros se superan a nuestro lado con tus sonrisas y tus ganas de juerga. Es un sentimiento contagioso, que espero que se propague como una plaga de amor entre familias, amigos y desconocidos.


A parte del despliegue verbal, tenía ganas de mostraros una vertiente nueva para complementar mis ilustraciones. Me interesa mucho la tipografía decorativa y no encuentro entre la pila de tipografías que existen en la cabeza de Jordi una que se adecue a mis necesidades. Letras capitulares e ilustraciones que acompañen al texto adornándolo y complementándolo bailando, juntos un baile en el que no hay pisotones que echen a perder la velada.

Esto es de mayor importancia cuando los niños están empezando a leer o no saben. Las tipografías demasiado geométricas son difíciles de leer para los padres a la luz de una tenue lámpara nocturna. A su vez los niños ven una mancha desagradable que no complementa al dibujo y unos bellos dibujos pueden perder su esencia si no se escoge la tipografía adecuada. Éste último detalle lo pasan por alto las editoriales y el ilustrador solo hace los dibujos mientras que los maquetadores escogen una tipografía que igual no es de su agrado, pero no hay presupuesto para escoger una más adecuada.

Me gusta que las letras tengan ese toque de hecho a mano, pero hecho a mano sin digitalizar desnudas con su belleza y sus imperfecciones que son como las arrugas en la cara; unos se empeñan en taparlas y otros las muestran con orgullo como si fuesen cicatrices de guerra.



3 comentarios:

  1. Enhorabuena por esos tres maravillosos años de amistad, amor, risas... qué rapido que se pasan!!!!
    Me ha encantado la invitación y estoy de acuerdo contigo a cerca de las letras, yo en mi trabajo de maestra de infantil lo sufro siempre, las letras no están adaptadas a los niños, son más feas que picio. Me ha gustado un monton la que has utilizado, con ese trazo!
    Espero que os lo paseis genial. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola Montse, me gustaría poderla digitalizar sin que pierda la magia de estar echa a mano. Cuando la tenga lista ya os iré contando.

    ResponderEliminar
  3. Áurea, qué bonita la felicitación... además Arnau está super gracioso en la fotografía, transmite muchíiiiiiiiiiiiisima felicidad! Un beso.

    ResponderEliminar