lunes, 14 de mayo de 2012

Mi hijo es una abeja!


Pues eso, desde que descubrimos Bee movie de Dream Works en la biblioteca, nuestra vida se ha vuelto negra y amarilla, con agijones, antenas, élices, miel y demás familia. Por suerte gracias a la biblioteca y a los libros científicos para niños que leemos antes de ir a dormir, hemos ampliado el espectro de insectos y también le gustan las historias sobre mariposas, escarabajos, moscas, termitas y arañas.

Para carnaval se disfrazó de abeja.





Antes de tener el disfraz ya se las ingeniaba, con las baquetas del xilófono.




Hasta que pude acabar el ansiado jersey de abeja como el de Barry (el protagonista de la película).



Entre mi fiebre reciente por el Swing y la obsesión de Arnau por las colmenas... hicimos una mezcla, personalizando unas zapatillas.



Le dejé libertad, acordando que cuando se secasen yo acabaría por poner el color negro.



Y así quedaron de monas. Son zapatillas taxi de Barcelona, cuando vamos en coche se entretiene divisando taxis, le decimos que son los coches de las abejas, ji, ji.




Y entre la obsesión que tiene Arnau por las abejas y lo muchísimo que se parece a mi padre, le ha dado por succionar polen.
Tuve que comprarle, por que sino me chupaba las plantas de casa y algunas no son comestibles. Hay libros al respecto, pero yo le dejo comer flores que yo comía de pequeña con mi padre, como son las campanillas (deliciosas), las flores de trébol, las malvas y los pan y quesillos y demás.

Un día de estos os mostraré una receta con flores. Mi padre me regaló un libro de segunda mano muy interesante.



1 comentario:

  1. ¡Que guapo! Y qué interesantes las recetas con flores.
    Me encanta tu blog.
    Gracias por compartir.

    ResponderEliminar