sábado, 29 de marzo de 2014

Carnaval

A

Arnau ya tiene cinco años y le entusiasma disfrazarse y sobre todo hacerse el mismo las máscaras y ayudar en todo lo que puede.

Ahora esta de moda en los coles, que cada día de carnaval los niños se pongan un sombrero, o un lacito, un calcetín de cada color, etc. En el nuestro este año eran cuentos.

El lunes fue la ratita presumida y Arnau fue de gato.


El martes, los tres cerditos.   

 
El miércoles de caperucita roja.


Y Arnau se puso las gafas y el pañuelo de la abuela y estaba espectacular!!!!, aunque para no ser distinto a sus compañeros, al cole no llevó el pañuelo y las gafas.

 
El jueves lardero en pijama.


El viernes de Carnaval, por la mañana, era Blancanieves y Arnau dando fidelidad a su nombre de principe caballero.

 
Por fin pudo lucir su disfraz de maquinista y su tren de vapor!!!



Y mamá de Caroline Ingalls. Os recomiendo la lectura de los libros de La Casa de La pradera de Laura Ingalls Wilder,  naaaadita que ver con la serie. La serie es fiel a los libros la primera temporada, luego en vez de ser la casa de la pradera es la casa de la llorera, para ganar audiencia.

Laura al ser maestra enseña como se construía una casa de troncos, la elaboración del queso, del jabón, la matanza y el adobo de las carnes y sobretodo ese saber estar de Caroline y la vivacidad y felicidad ante cualquier problema de Charles.


Se acabó el Carnaval y aun así siguieron los disfraces!!!


Y las manualidades!!!!


A pesar de la incomodidad de tener tanta audiencia Arnau se sale con la suya y hace auténticas maravillas.

Su pasión es tal que los lunes va aun taller de cerámica y pintura, El Obrador del Burot. Y los sábados por la tarde va a una lectura de cuento y manualidades que hacen en una librería de Gracia, Luz de Lula.

 

Para casa hicimos esta lámpara, para otoño con frottage de hojas y aunque esté muy arrugada por los mellizos ha ganado solera y belleza.



Es un túnel de alambre y dos varillas de madera.







Con una plancha de serigrafía y un cartel de papá también hicimos un mural de fotos. Hoy haremos con otra plancha un armarito para poner las gomas y los clips de Aurita y míos. Arnau está impactado con la rejilla de gallinero que compramos el otro día y está deseoso de utilizarla.


Y aquí Aurita y Enric pasando los primeros días de terraza en invierno.


Últimamente Aurita está muy empadrada, si está su padre no quiere otros brazos que no sean los de el. 

Espero que le pase como a mi y viéndola a ella me vienen olores de incienso, patchouli y tabaco, con un vaiben de latidos y respiraciones profundas que al inspirar rozaba mi frente con la barba mal afeitada de papá. Tapados bajo el mantelito de la mesa de camilla junto al brasero y desoyendo las noticias de la televisión. Junto a un café que se enfriaba por el sopor y la dicha de estar juntos.






























No hay comentarios:

Publicar un comentario