jueves, 23 de junio de 2011

Las peonzas del abuelo Ernesto




Estas son las peonzas que sacaron el abuelo y Arnau de un reloj que nos encontramos en la calle.
A Arnau le entusiasman las peonzas, y los relojes, y los cds de música, y el sol, y las cosas que giran sobre un eje principalmente.

Todo empezó una nublada mañana en la que mi padre me pidió un destornillador en el peor momento del día, yo medio sobada y Arnau recien despertado... Era muy temprano, las 8 de la mañana, zzzzzzz.



Mi padre como un niño más sorprendido del contenido de mi humilde neceser de herramientas... Me choca ese asombro, ya que el tenía un "cuarto de los leones" im- pre - sio - nan - te (aunque aún lo conserva, pero desgraciadamente más ordenado que cuando yo era pequeña). Me dejaba trastear en su santuario al igual que yo hago con Arnau. También cuando está aburrido hace igual que Arnau, se mete en "mi santuario" lo mira todo me pregunta que es cada cosa, yo me pongo nerviosa por que está todo desordenado y mi padre me dice... ¿tendrías que recoger esto un poco, no? y yo que... ya se que te molaría ver que hay debajo de esas cajas o detrás de esos hilos, ¿no? y el ummm.... pues sería muy interesante la verdad yo te ayudo a recoger un día, ji, ji.
La pena es que se fue pronto, pero cuando vuelva recogemos el cuartucho los 3 y otras cosas que le tengo guardadas para hacer con el y Arnau.



Siempre me ha hecho mucha gracia los morritos que ponía mi padre cuando trabajaba o arreglaba algo. Luego lo vi reflejado en Arnau en sus primeros pinitos con las construcciones y los encajables, vi que el morrito seguía ahí y aunque no se parecen físicamente son iguales de espíritu. Mucha gente nos lo dice... es como tu padre pero muuuuucho más guapo, ji, ji. La verdad es que nosotros nos damos cuenta de las cosas en común que tienen y son muuuuuuuuuchas. En estas fotos podéis apreciar parte del feeling que hay entre ellos.



El reloj original.




Despiece






Disfrute.

El abuelo siempre está pensando en hacer peonzas para Arnau. También nos ha traido algunas muy sencillas de Honduras que Arnau trata con mucho mimo. Pensábamos que se le había acabado la fase peonza (llevamos desde el año y medio así), pero noooooooo, de ninguna manera. Ahora le gustan las de su colección, las manuales de toda la vida como estas de reloj.

3 comentarios:

  1. Qué entrada tan bonita y las peonzas del abuelo son super bonitas. Me has recordado que tengo una cajita por ahí con pequeñas peonzas, también me gustan mucho, y que Acher no las ha visto todavía... ¡pensaba que no le gustarían todavía! Buscaré la caja en esta leonera que también tengo yo por aquí, jeje!

    ResponderEliminar
  2. Empezó con una peonza de los reyes cuando aún no tenía el año, al año y medio ya la sabía hacer bailar (era una tipo esta) http://www.didacmania.com/producto.php?it=311. Luego siguió con las pequeñas de madera tooooodo el verano y es q mi hijo es muy freak. Es un freaky de la peonza, tiene un primo que es igualq Arnau q es un freaki de los puzzles.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡me encantan!! y lo bien que se lo pasa con el abuelo!

    ResponderEliminar